El sol sale encima de las montañas y ilumina el valle. Un rio corre despacio a través del valle y la luz del sol baila sobre el agua. Muchas flores crecen al lado del rio y lo pinta el piso del valle con colores rojo, amarillo, morado, rosado, y naranjo.

Es un día muy bonita en un lugar muy tranquilo, pero esta tranquilidad no puede continuer esta mañana porque un hombre y su caballo negro galopen rápidamente hacia el rio y destruyen la paz de la mañana. Este hombre–el campéon–es alto, delgado, y bizarro. Tiene el pelo negro y los ojos azules. Su caballo puede correr casí como el viento–una buena cosa porque los dos deben ir rápidamente. Detras de ellos hay siete hombres con caballos tan rápido como el del campéon. Cuando los hombres llegan al valle, todo está caótico.

El campéon corre porque necesita ayudar a las personas de su país que están las victimas de un rey muy malo y cruel. El campéon es el único hombre que puede salvar la gente. Los siete trabajan para el rey y quieren apresar al campéon y llevarlo a su rey para encarcelarle para siempre. Pero no saben que el campéon es un hombre de cualidades especiales. El puede ganar cuando el tiene su espada y su escudo de plata. Son las armas maravillosas y magicas.

Entonces el campéon atraviesa el rio y mira hacia los hombres. Los cabalos de los hombres corren más rápido hacia el campéon. Ellos atraviesan el rio y creen que pueden ganar sin problemas. Ellos se equivocan.

El campéon derrota a los hombres sin problemas. Él mata a tres hombres en tres minutos con sus armas maravillosas. El otros cuatro hombres abandonan su tarea y los cuatro cobardes se dan la vuelta y corren lo mas lejos posible.

Ahora el campéon puede continuar su viaje para ayudar a sus compatriotas.

Pronto el valle está tranquilo de nuevo.